Shomin Sample – Volumen 1 – Capitulo 4 – Escribiré una Carta de Gratitud

La campana sonó.

Mirando al reloj sobre el escritorio, probablemente indicaba que era la hora del almuerzo.

“Bien entonces, serás presentado ante las estudiantes ahora.”

Kujou-san dijo.

“¿Presentado?”

“Si. A las jóvenes señoritas de primer año de la clase de preparatoria en la que has sido inscrito.”

En ese momento…

…*knock*knock*

Un suave golpeteo hizo eco.

[Es Arisugawa. Todas mis compañeras estudiantes de primer año de la división de preparatoria se encuentran aquí conmigo.]

Era la hermosa voz de una chica, sonando como una campana majestuosa.

Kujou-san volvió para abrir la puerta.

“Kagurazaka-san.”

Dijo la directora gentilmente.

“La mayoría de esas estudiantes no han hablado nunca con hombres, más que con sus padres, y ellas nunca han conocido a un plebeyo. Por favor no las estimule demasiado, ¿de acuerdo?”

“………”

Kujou-san giró el pomo y abrió la puerta.

Mi pecho estaba palpitando debido a los nervios. No había visto nada ni siquiera cerca a una ojou-sama en mi vida entera. Además, ellas habían sido protegidas y no sabían nada sobre el mundo real… Lo más probable es que ellas eran ese tipo de ojou-samas.

Del otro lado de la puerta había––filas de chicas en uniforme de escuela.

Si, nada se compara, huh…

Una atmosfera que tenía una esencia diferente a la de las chicas de mi anterior clase.

Sus semblantes, sus espaldas enderezadas limpiamente, incluso hasta sus dedos––todas avanzaron juntas una por una como si encajaran en un rompecabezas, con un aura digna de excelencia. Fui encantado en un instante.

Las jóvenes señoritas entraron… Lentamente.

Sus posturas eran algo diferente. Su elegancia era algo diferente. Ni siquiera podía oír sus pasos.

Había aproximadamente 30 de ellas en filas de seis, y se detuvieron en el centro de la habitación.

Estaba––abrumado.

“Arisugawa-san.”

“Si.”

La chica de pie al frente de las filas respondió a la directora.

“Este es el plebeyo que hemos invitado a esta academia. Por favor, dele la bienvenida.”

“Por supuesto.”

Después de una cortes reverencia, ella me miró y se dirigió hacia mí, muy tranquilamente.

Cuando ella estuvo cerca de un metro de distancia de mi, se detuvo con firmeza. Después de una moderada pausa,

“Soy la presidente del comité de la división de preparatoria, Arisugawa Reiko.”

La ojou-sama entre ojou-samas–– es lo que apareció dentro de mi cabeza.

Desde su cautivador cabello suavemente rizado, sus curvas equilibradas magníficamente, dedos preciosos, y hasta sus pies, todo en ella desbordaba elegancia y gracia.

Ella era más hermosa que cualquiera. Su sonrisa era como rosa blanca que me permitía sentir su puro y amable corazón, que nada en este mundo podría hacerle perder su calidez.

sample_01_035

“Si no le es problema, por favor cuide de mi.”

Tenía demasiado pánico. Se me escapo un jadeo delante del comportamiento de esa belleza antes de que me diera cuenta.

Mientras estaba de pie allí cautivado, ella se había mantenido en una reverencia de 45°, antes de que finalmente restaurara su postura.

Nuestros ojos se encontraron. En un instante––las mejillas de Arisugawa-san se tiñeron de un profundo rojo y bajo su mirada.

Sus ojos al pareces se humedecieron al no saber lo que tenía que hacer y dejo salir una sonrisa tímida.

Una inocente ojou-sama en su máxima expresión. Es lo que pensé.

“E… Ehm, yo soy Kagurazaka Kimito.”

En ese instante, la atmosfera en la habitación de repente se tensó.

Las ojou-samas detrás de ella empezaron a exaltarse.

 

“…Yo…”

“El dijo ‘yo’ [1]….”

“Parece que los señores plebeyos realmente se refieren a ellos mismos de esa manera…”

Sorprendente…

 

Susurraban entre ellas.

Y por alguna razón, me miraban con ojos centelleantes.

“¿…?”

Ellas parecían ser incapaces de resistirse a mirarme fijamente junto a un aura de inquietud que emanaba de ellas. Su curiosidad hacia mi parecía ser la causa de que ellas transmitieran una increíble fuerza.

“Todas.”

Arisugawa-san aclaró su garganta con una pequeña tos y las ojou-samas rápidamente se calmaron.

 

*Piririririri*… (Ringtone)

 

Ese sonido–– ¿mi teléfono? Palpé mi bolsillo, Ah, ahora lo recuerdo, fue confiscado por Kujou-san––

Zawazawazawa…![1]

Las Ojou-samas empezaron a murmurar fuertemente.

“¿¡Q-Que fue eso!?”

“¿¡Que fue ese sonido!?”

“¡To-Todas, por favor cálmense!”

En ese momento, Kujou-san sacó mi teléfono de su delantal.

Cuando ellas vieron la fuente del sonido, ellas comenzaron a alborotarse de nuevo.

Con una cara que parecía estar a punto de llorar, Arisugawa-san dijo,

“K-Kujou-san. Precisamente… ¿Qué podría ser eso?”

“Este objeto es llamado ‘teléfono celular’ y fue confiscado del plebeyo de allí.”

“Teléfono… ¿celular?”

“Como pueden ver, es un dispositivo práctico de teléfono que es posible llevar a todas partes. Son ampliamente utilizados en la sociedad.”

Justo al terminar de decir eso.

“¡Wah!” las ojou-samas se acercaron corriendo.

“¿¡Un teléfono!?”

“¿¡Esto!?”

Rodearon a Kujou-san y fijaron sus ojos en mi celular en la mano de Kujou-san.

“Y pensar que un objeto tan fino y pequeño podría ser un teléfono…”

“Por supuesto que no. Kujou-san debe estar tratando de sacar lo mejor de nosotras, ¿cierto?”

“Es cierto. Esto no se parece a como un teléfono se vería.”

… ¿Ellas…realmente no saben sobre celulares…?

No hay manera, ¿pueden estar así de desconectadas realmente…?

*Beep* Kujou-san presionó el botón para responder.

[¿¡Donde demonios estas ahora!?]

Aun desde aquí, pude escuchar claramente la voz de mi amiga de la infancia, Ery.

[¿Qué significa eso de ‘transferido’? No lo entiendo y no lo voy a permitir. Ya termine de comprobar la nota, así que ven después a la escuela, hazme té y limpia, ¿bien? Ah, y ya que estamos en ello, ve a comprar a algo de Jaga*ko[2] también. De sabor carbonara (risas)]

La voz de mi abusiva amiga de la infancia resonaba en este lugar de clase alta. Me sentía avergonzado de que las ojou-samas estuvieran escuchando algo para lo que no tenía ninguna excusa. Por cierto, el sabor carbonara había sido descontinuado por algún tiempo en este punto.

“¡¡En…En verdad es un teléfono!!”

“¡¡Puedo escuchar una voz!!”

Con un ‘¡Wah!’, las ojou-samas se volvieron ruidosas.

[…………..]

Ery comunicó su estupefacción.

Kujou-san puso el celular en frente de Arisugawa-san.

“¿Ho…Hola?”

Como si fuera algún experimento de cuando el primer teléfono fue inventado, las ojou-samas estaban rodeándolo.

[………… ¿Quién es esta?]

“¡! ¡¡Salió de aquí!!”

Hubo chillidos agudos de alegría. ‘¡Esto es increíble! ¡Esto es increíble!’ ellas gritaron repetidamente.

“¡Es un placer conocerle! ¡Mi nombre es Arisugawa Reiko!”

“¿…..Huh……?”

“¡Reiko-sama! ¡Quiero hablar también!”

“¡Yo también! ¡Sin falta!”

“Chicas, estamos asustando a la persona del otro lado–– Lo siento muchísimo por molestarla. Para serte sincera, es la primera vez para cualquiera de nosotras que escuchamos sobre esta cosa que llaman una ‘conversación por teléfono celular’. Me siento enormemente avergonzada.”

[………………………]

“Me siento realmente envidiosa al pensar que los plebeyos tengan este tipo de cosas maravillosas. Estoy profundamente conmovida. Siguiendo esto, me pregunto si es el destino. Por cierto, podría saber su nom…”

*clack*–– La llamada terminó.

“¿Hola? …… ¿Hola?”

Mientras Arisugawa-san repetía para sí misma de nuevo, las otras chicas observaban con atención.

“… Ella colgó.”

Las jóvenes señoritas se volvieron inquietas y exaltadas ‘Mi…’.

“¿Qué podrá haber sucedido?”

“Colgar tan de repente no es algo común.”

“Podría ser… ¿su salud repentinamente ha empeorado?”

“¡Oh no! ¡Ohh, que deberíamos hacer…!”

“¡Voy a escribir una carta deseando que mejore!”

“¡Que desgarrador! ¡Si solo pudiera estar en su lugar…!”

“Todas, por favor mantengan la calma.”

Por segunda vez Arisugawa-san dijo eso––todas se calmaron de inmediato.

“Seguramente ella debió haber tenido algún asunto importante que atender. Además, ella parecía saludable.”

Y todas dieron un suspiro de alivio.

“Si Reiko-sama lo dice, entonces no puede haber duda en ello.”

“Bien entonces, todas, oremos para que su asunto vaya bien.”

“““““Si, Reiko-sama.”””””

Y así, las ojou-samas unieron sus manos y oraron.

“…………”

Mirando sus presencias brillando, me quede sin habla.

Ni siquiera saben sobre celulares…

Estas ojou-samas realmente son súper protegidas.

Estaba más allá de la imaginación que un lugar como este en verdad existiese…

“¡A fin de cuenta, fue una llamada de teléfono real!”

Cuando ellas habían terminado de orar, observaron el teléfono de nuevo.

“Kujou-san, ¿le sentaría bien a usted que lo sostuviera con mis manos?”

“Adelante.”

“Muchas gracias––Mi, ¡que liviano!”

“Lo doblo de esta forma, ¿verdad? ¡Asombroso!”

Mientras rotaban mi teléfono, las ojou-samas estaban profundamente absortas con un asombro genuino.

“Es tan maravilloso, estas cosas maravillosa son utilizadas diariamente…”

“Increíble…”

 

“¡Los plebeyos son asombrosos!”

 

Después Arisugawa-san dirigió su mirada hacia mí,

“¡Oh, me había olvidado! ¡Chicas, esto es propiedad de Kimito-sama! Debemos regresárselo de una vez.”

“Mi, eso es verdad––”

Y entonces, después de que miraron mi celular, ellas movieron sus miradas hacia mí y––sus mejillas se pusieron rojas ligeramente.

Se miraron a los ojos mutuamente entre si, como si estuvieran preocupadas.

 

Que deberíamos hacer~……

Con solo pensar en ellos, mi corazón parece que va a saltar de mi pecho~……

 

Ellas susurraron algo en voz baja de nuevo­­––

“…..Voy a hacerlo.”

Arisugawa-san firmemente apretó sus puños.

Y con eso, todas las ojou-samas al mismo tiempo pusieron una mirada llena de respeto hacia Arisugawa-san.

¿Por qué la atmosfera se tensaría tanto por simplemente regresar mi teléfono?

Mientras ella educadamente sostenía mi celular con ambas manos, caminó hacia mí.

“Kimito-sama. Humildemente le doy las gracias por brindarnos la oportunidad de contemplar este magnífico objeto.”

Que se dirija hacia mí de una manera tan naturalmente, fue también increíblemente como una ojou-sama.

“Ah, no hay problema…”

Justo cuando estaba a punto de tomar el celular de ella, “¡R-Reiko-sama!” desde atrás vino una voz que parecía nerviosa por alguna razón.

“!! ¡P-Para mí de todas las personas que…!”

“?”

“¡P-Por favor espera por un momento, Kimito-sama! ¡Voy a escribir una carta de agradecimiento en solo un momento!”

… ¿Huh?

Mientras Arisugawa-san se daba la vuelta hacia la puerta, una maid que pareció llegar como el viento y tendió un equipo para escribir cartas.

“Ah, pero que debería hacer, me pregunto… Hacer algo como escribir mientras estoy de pie sería bastante inmodesto.”

“No me molestaría que utilices la mesa de allí, ¿sabes?”

“Directora, le doy mi gratitud.”

Arisugawa-san se dirigió a la mesa de recepción y con fluidez terminó de escribir una carta con pluma estilográfica.

Ella entonces ató esa carta de gratitud con un lazo, junto con el celular y una pequeña bolsa de galletas con un adorable envoltorio, los colocó dentro de una caja de clase alta por lo visto, y luego una vez más lo ató con un lazo––

“¡Por favor acepte esto––!”

Con un *whoosh* ella la presentó ante mí.

“…………”

“–––¡Ah!”

Arisugawa-san de repente se dio cuenta de algo. Ella coloco la caja en una bolsa simple de shopping que había recibido de la maid.

“¡Para usted!”

Se había vuelto mucho más fácil de agarrar.

“¡Como esperaba de Reiko-sama!”

“¡Ella es minuciosa hasta el final!”

Las ojou-samas la elogiaron.

“¡Si fuera yo, me sentiría satisfecha con solo escribir la carta de gratitud!”

“¡Para mí, habría pensado que terminaría después de solo atar el teléfono celular con el lazo!”

“Ara, esto es maravillo a su manera.”

“Mi, gracias.”

Creo que aluciné la apariencia de un jardín de flores de la realeza allí mismo.

……………. ¿Esto es realmente Japón?

Por un momento me pregunte si simplemente me había perdido en algún tipo de mundo paralelo.

Ellas eran demasiado diferentes de las chicas que había visto hasta ahora.

Mientras sentía que las ondas en mi cerebro disminuyeron, tomé la bolsa de papel de Arisugawa-san.

Y mientras lo hacía, nuestros dedos se tocar ligeramente.

“¡…………!”

Con un *poof* Arisugawa-san se puso de un rojo tan brillante que parecía que vapor estaba saliendo de sus orejas.

“¡Reiko-sama!”

“¿¡No se siente bien!?”

“N-No, estoy bien… Por solo un breve momento, los dedos de Kimito-sama y los míos…”

Con un *flop* su cuerpo empezó a caer.

“! ¡Cuidado!”

Extendí mis manos inmediatamente y–– la atrape en mis brazos.

“““““¡¡~~~~~~!!”””””

Las ojou-samas que nos rodeaban también se sonrojaron intensamente y apresuradamente retrocedieron.

Una vez que las pestañas de Arisugawa-san se quitaron del camino y sus ojos se abrieron lo suficiente, ella me miro.

“Ah… Fu…”

Después de dejar salir algunos murmullos incomprensibles.

“…Hau.”

Se desmayó.

“““““¡¡REIKO-SAMAAAAAAAAAAAAAAA!!”””””

Los gritos hicieron eco en toda la habitación.

Mientras estaba perplejo con un, “¿Eh? ¿Eh?”, una maid vino desde el costado y agarro a Arisugawa-san. Ella pareció observarme un poco.

“Este bien, Kiryuu-san, el solo tiene interés en los músculos.”

Kujou-san dijo algo que no me ayudó en absoluto.

En ese momento.

*BANG*

La puerta se abrió de repente.

Todos nos dimos vuelta al mismo tiempo, y allí estaba de pie––

Una sola chica.

Una chica con dos coletas semi-largas con cintas de ambos lado que daba la sensación de ojou-sama y un ambiente animado sobre ella.

Sus ojos eran grandes y amplios con un pequeño ángulo respecto a ellos. Nariz pequeña, labios rosados.

Ella tenía un adorable rubor sobre su cara como el color de las fresas que se recogen a principios de temporada. Y ella estaba totalmente tensada.


  1. El usa el pronombre masculino ‘ore’ al mencionarse en vez de la versión formal que es ‘watashi’.
    2 Aperitivo de patatas fritas japonés.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s