My Girlfriend is Magical Girl – Capitulo 7 – El Invitado Imprevisto

“¿Tu? ¿Cocinas?” Zhang Shaoyu observo  a Lizz con desconfianza. No importa en qué clase de medio sea, ya sea anime, novelas ligeras, o manga, Lizz era el tipo de chica que nunca debería ser permitida en la cocina. Si la dejaban hacerlo, era muy posible que El Día del Juicio Final descendiera sobre la humanidad.

Zhang Shaoyu temblaba de miedo mientras imaginaba el caos. Trato de persuadirla, “No, no puedes… Eres mi invitada. ¿Cómo podría molestar a mi invitada?”

“¡No te preocupes, no es nada! ¡De donde vengo, las personas siempre dicen que mi cocina es única!” dijo Lizz negando con su cabeza. La forma en que lo dijo era como si estuviera tratando de decir, “Si no me dejas cocinar, te voy a maldecir para que seas un virgen el resto de tu vida.”

Zhang Shaoyu, quien se asusto un poco de la mirada de Lizz, pensó: Esos escritores de novelas deben estar bromeando, ¿verdad? Esta chica es de los alrededores. Ella debe ser capaz de cocinar bien, ¿verdad?

Finalmente, Zhang Shaoyu se rindió y dijo, “Ven conmigo,” acompañándola a la cocina. Debido al anterior incidente del elevador, Zhang Shaoyu sabía que Lizz desconocía completamente la tecnología moderna, por lo que le explico brevemente como utilizar el horno de microondas, el refrigerador y la cocina.

La inquieta Lizz no pudo evitar perder la paciencia al escuchar todas las explicaciones juntas. Desde su punto de vista, ella era la única que preparaba sus propias comidas cada día en su Iglesia, ¿Por qué diablos iba a necesitar que alguien le enseñara de cocina?

Al final, Lizz se harto y empujo a Zhang Shaoyu fuera de la cocina, “Okey, okey, ya entendí, puedes irte ahora,” y cerro de golpe la puerta de la cocina con un ‘bang’. Ella también grito desde el interior de la cocina, “¡Espera a que haya terminado, tienes absolutamente prohibido  espiar!”

Zhang Shaoyu rio en su mente: Es casi como si ella estuviera tomando una ducha. Incluso cerró la puerta. Tal vez ¿ella cocina sin ropa?

Con un suspiro, Zhang Shaoyu miro al reloj de la pared. Ya eran las dos de la tarde. El no se esperaba que el tiempo volara tan rápido. Casi era la hora para el comienzo de las lecciones de la tarde. Pensando en el incidente que ocurrió esa mañana, el decidió simplemente saltarse las clases de la tarde también.

Zhang se acostó sobre el sofá y se relajo mientras murmuraba para sí mismo, “Deja que el yo de mañana se encargue de lo que pase.” Sin embargo, el pareció no darse cuenta de que el Zhang de mañana seguirá siendo el mismo.

Con absolutamente nada que hacer, Zhang Shaoyu encendió la TV y miro algunos dramas por un rato cuando alguien de repente golpeo a la puerta. Poco después, la voz de un hombre de mediana edad resonó, “¿Hay alguien allí?”

“¿Quién es?” Zhang Shaoyu apago la TV y fue hacia la puerta. El la abrió y en frente de él estaba un hombre usando un traje occidental y gafas. Por su perfil delgado y resistente, si no fuera por el traje que usaba, Zhang Shaoyu hubiera creído que era solo un mendigo.

Detrás del tipo había una chica vistiendo una minifalda blanca y tacones altos, la cual hacia un buen trabajo al mostrar sus atractivos muslos blancos.

Ella llevaba bastante maquillaje el cual la hacía verse de alguna manera preciosa, pero quien sabe lo que estaba detrás del maquillaje.

Ellos ingresaron sin cuidado. La mujer se veía muy imponente y el hombre, quien todavía parecía ser un mendigo, constantemente le lanzaba miradas lascivas a ella.

Las dos personas lo pasaron, tratándolo como si fuera transparente, Zhang Shaoyu se molesto y empezó a vociferar, “¡Oye! ¡Que creen que hacen entrando a mi casa de esa manera! ¿Son ladrones o qué?”

Pero los dos continuaron ignorando a Zhang Shaoyu. La mujer camino hacia el balcón para echar un vistazo antes de volver a la habitación, y dijo con una expresión despectiva, “Chen Dawei, ¿estás jugando conmigo?” mientras se aproximaba al tipo.

El tan llamado mendigo sonrió torcidamente y puso sus manos en la cintura de la mujer, “Nana, ¿De qué estás hablando? Esta suite es la mejor del edificio, no tan alta, no tan baja. ¡Tuve un maestro de feng shui que busco en este lugar y me dijo que este lugar era el mejor de lo mejor!”

Zhang Shaoyu pensó por un momento: Aunque he vivido aquí por más de diez años. Nunca había escuchado de algo como esto antes. ¡Quién iba a saber que mi casa podría traer tanta fortuna!

Aun así, la mujer parecía necia y se libro del agarre del hombre, “¡Vamos! ¡No me mientas! ¡Este lugar ni siquiera seria lo suficientemente bueno para los cerdos, como podría alguien vivir aquí! ¡Quiero vivir en un lugar como jinbi garden (1)!”

En el momento en que Zhang Shaoyu escucho que lo llamaban indirectamente un cerdo, su ira aumento. ¡Estas personas no solo me tratan como si fuera inexistente, ellos incluso se atreven a decir mierdas sobre mí! ¡No voy a dejar que sigan haciendo lo que quieran, esta vez han ido demasiado lejos!

Los ojos de Zhang Shaoyu se encendieron con ira, y grito, “¡Maldita perra! ¿¡Que acabas de decir!? ¡Esta casa ni siquiera es tuya, por qué rayos estás diciendo mierdas sobre mi casa entonces! ¡Ustedes no son bienvenidos, así que lárguense!”

Fue en ese momento que los dos sintieron la sed de sangre de Zhang Shaoyu y finalmente se dieron la vuelta para observarlo.

En realidad, Chen Dawei era el propietario del apartamento en el que vivía Zhang Shaoyu. El tenía una gran cantidad de dinero y era un pervertido por naturaleza, por lo que tiende a buscar chicas sin que su esposa lo sepa. Su procedimiento estándar era  llevar a las mujeres a los edificios, dejándolas elegir cualquier departamento que ellas quisieran y así poder visitarlas bajo el pretexto de checar los departamentos.

Dado que Chen Dawei era una persona adinerada, el originalmente pensó que Zhang Shaoyu era solo un ordinario y pobre estudiante que todavía era un chiquillo. El absolutamente no tenía ninguna consideración por él, en consecuencia Chen lo consideraba como algo invisible.

Pero el quedo muy sorprendido cuando se dio cuenta de la realidad de la situación. ¿Quién habría adivinado que este chico estaría tan lleno de espíritu de lucha?

Su imagen del ratón de biblioteca débil quedo atrás, y fue reemplazada por la imagen de un general de guerra.

Ambos fueron intimidados por la figura de Zhang Shaoyu. Incluso Chen Dawei se sintió inferior cuando vio a Zhang Shaoyu. Pero, ¿Cómo podría perder la compostura en frente de su amante? El era un millonario, después de todo. ¿Cómo podría estar asustado de un mísero estudiante?

Con esto en mente, Chen Dawei empezó a buscar alguna imperfección de la cual quejarse, “¡Nana tienes razón, este lugar realmente no tiene nada de asombroso, y es muy cutre!”

Zhang Shaoyu replico disconforme, “¡Hey par de mierdas! Si esto es tan jodidamente cutre, ¿para que siguen aquí?”

El odio de Chen Dawai por Zhang Shaoyu alcanzo otro nivel. Pero el era un hombre con una gran experiencia. El demostraría a Zhang Shaoyu la diferencia entre un estudiante pobre y un hombre adinerado. Se aproximo a Zhang Shaoyu y se arremango las mangas, mostrandole a Zhang su reloj de oro, fanfarroneando, “Niño, ¿sabes que reloj es este? Este es el reloj número uno en este mundo, el Patek Philipe’s. Solo hay cincuenta de estos en el mundo. Y yo tengo uno de esos, ¿no crees que es hermoso?”

Zhang Shaoyu ni siquiera lo miro, dando un ligero pasó hacia atrás, señalo la salida: No quiero hablarte.

No obstante, Chen Dawei confundió la acción de Zhang Shaoyu con miedo. En ese instante se sintió con mucho más coraje y dio un paso adelante. Con orgullo saco su billetera de cuero negro, y de ahí, saco dos billetes de 100 dólares y se los entrego a Zhang Shaoyu, “¡Hey, niño! Parece que eres un crio bastante pobre. Aquí, toma esto y ve a comprar algo de comida. Considéralo caridad.”

Zhang Shaoyu se enojaba aun más cada segundo. ¿Darme dinero? ¿Piensa que soy un mendigo? ¡Este maldito malnacido! ¡En verdad no puedo aguantar a este maldito hijo de perra!

Zhang Shaoyu empujo el dinero devolviéndoselo y dijo con frialdad “¡No lo necesito!” Después de decir eso, Zhang Shaoyu de algún modo se acordó de Mr. X y empezó a comparar a este hombre con Mr. X. El pensó: Me pregunto si a este le perforaran el culo, ¿estaría tan orgulloso de sí mismo? Zhang Shaoyu no pudo evitar sonreír un poco ante la idea.

Justo cuando Chen Dawei estaba a punto de enfadarse después de que rechazaran su dinero, el vio la sonrisa de Zhang Shaoyu, la cual interpreto como Shaoyu siendo ‘conmovido’. El se sintió aun más orgulloso que nunca, hasta llego a pensar en sí mismo como Guan Yin (Diosa de la misericordia China), dispersando ayuda a todos los rincones del mundo. Aunque esta fue probablemente la primera vez  que alguien relacionado con un aspecto tan parecido a un mendigo le haga frente a la gran deidad Guan Yin.

Chen Dawei comenzó a volverse adicto al sentimiento que obtuvo por presumir. Puso los doscientos dólares sobre la mesa antes de llamar a la mujer, indicándole que viniera a donde estaba.

La mujer respondió coquetamente, “¿Qué ocurre?” y se  contoneo hasta donde Chen Dawei la recibió con los brazos abiertos.

Chen rio al mismo tiempo en el que abrazo por la cintura a la mujer, rozando el aire delante de los  labios de la mujer, mientras  ella reía seductoramente, como si casi fuera una chica que el acababa de recoger de la calle.

Después de eso Chen Dawei soltó a la mujer y enderezo su postura antes de enfrentarse a Zhang Shaoyu de nuevo, “Nana fue la subcampeona del concurso de belleza de nuestra ciudad y ahora ella es una modelo… Niño, sabes, ¡en el momento en que vi a Nana sentí que ella era la pareja perfecta para mi, solo un rey seria digno de tal belleza!”

Zhang Shaoyu se burlo en su mente: ¿Entonces qué?, ¿eso no solo te haría el rey de los cerdos? ¡Más que algún rey o dios, seguramente eres mas como Zhu Bajie (2)!

Chen Dawei se hizo aun mas presumido, tanto que su nariz rozaba el techo, y continuo haciéndose el superior, “Mira, jovencito. Te diré algo. Hoy en día, tienes que trabajar duro. Sin dinero y poder, ninguna mujer  te dará un segundo vistazo, ¿no estoy en lo cierto?”

Zhang Shaoyu ya estaba cansándose de la mierda que decía este tipo y estaba a punto de acompañar a la puerta a sus dos ‘invitados’ cuando de repente, la puerta de la cocina se abrió. Lizz asomo la cabeza desde la cocina y miro con curiosidad a las personas dentro de la habitación, guiñando el ojo a Shaoyu y preguntando, “Ah, Shaoyu, ¿tenemos invitados?” Su agraciado tono parecía sugerir que era un ama de casa llamando a su querido esposo.

Mirando la insólita y hermosa cara de Lizz, Chen Dawei, quien estaba por continuar su fanfarroneo, quedo completamente embobado. Repetidamente cambio su línea de visión entre Lizz y Zhang Shaoyu, sin poder decir una sola palabra de su boca abierta.


 

Notas

  1. Seria la contraparte de El dorado en China.
  2. Ver una imagen de él lo deja bien claro, es un personaje de una novela antigua China.

Capitulo Anterior                                  Capitulo Siguiente

3 comentarios en “My Girlfriend is Magical Girl – Capitulo 7 – El Invitado Imprevisto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s