Hai to Gensou no Grimgar – Level 1 – Capitulo 1 – Sin Saber Nada

Había zonas donde los edificios hechos de piedra se alineaban en las calles y había zonas llenas de nada más que de algunos árboles. La calle empedrada estaba llena de tantos giros y vueltas que era difícil ver a dónde llevaba. Agua fangosa fluía por canales estrechos a lo largo de ambos lados de la amplia carretera, pero no en una gran cantidad. De vez en cuando, un hedor que podría haber sido de desechos humanos llenaba sus narices, pero después de un rato de caminar nadie parecía notarlo más.

Hiyomu lideró al grupo de doce a la ciudad que había sido visible desde la parte superior de la colina. Según ella, la ciudad se llamaba Altana. El grupo pasó a una gran cantidad de lo que parecían ser los residentes, como era de esperarse en una ciudad, a pesar de que todavía era muy temprano en la mañana. La gente del pueblo se quedó mirando a los recién llegados como si fueran animales exóticos. Pero lo contrario también era cierto, sólo porque la gente del pueblo estaba vestida de una manera extraña. Su ropa era mucho más simple, sin adornos, y un poco destartalado en comparación con los suyos.

“¿Es este lugar…?” el chico feliz y despreocupado comenzó. “Quiero decir, ¿este lugar es un país extranjero?”

“Ahh…” el de cabello desordenado inclinó la cabeza hacia un lado como si eso respondiera a todo. “Un país extranjero. ¿País? Espera, ¿De qué país soy? Extraño, no me acuerdo. No sé mi dirección… ¿Por qué?

“¿No lo habías notado? “, Dijo el de cabello plateado en un tono bajo. “No puedo recordar nada, ni mi nombre”.

Algo en la forma en cómo todos lo expresaron molesto al chico. No puedo recordar. La connotación hubiera sido diferente si simplemente hubieran olvidado algo. Tal vez como a él, cuando el de cabello plateado trató de recordar ciertas memorias, también desaparecieron antes de que pudiera tomarlos plenamente.

“¿Nombre?” el de cabello desordenado golpeó su pecho. “Mi nombre es Ranta… Pero mmm, no recuerdo nada más. ¿Mis recuerdos se han ido? ¿En serio?” Su tono se percibía como algo que un hombre sabio diría en una rutina de comedia de dos hombres.

“Poniéndolo de  esa manera…” Y el muchacho sintió que empezaba a escenificar a un hombre recto. No había sido intencional, y él se arrepentía un poco, pero ahora no podía parar. “Suena como si tal vez tuvieras amnesia… o algo… probablemente…”

“Hey.” Ranta suspiró. “Si vas a jugar al hombre recto, hazlo con más.. tu sabes. Di tu línea con más confianza. Hacerlo de una manera a medias hace que mi acto subnormal parezca débil y tampoco se están riendo. Lo que sea, te perdono esta vez. ¿Y tu nombre es? ”

“¿Tu… me perdonas?” Y ¿Ranta lo llamaba un retrasado? Ranta es el que sonaba aún más retrasado, diciendo cosas raras como esa. Él no quería dejarlo solo en eso, pero… nombre. ¿Cuál era mi nombre? “Mi nombre es… Haruhiro. Creo.”

El de cabello desordenado, Ranta, se derribo a si mismo de una forma exagerada, “¿Tú crees? ¡No me digas que ni siquiera sabes tu propio nombre! Nos fuimos por esto, ¿verdad? Toda esta conversación es para recordar nada más que nuestros nombres, ¿recuerdas?”

Este niño. Este chico estaba muy molesto, Haruhiro pensó, mirando al de cabello plateado mientras caminaba detrás de Hiyomu. ¿Cuál era el nombre del chico de cabello plateado? Quería saber, pero tenía demasiado miedo de preguntar. Haruhiro no buscaba evitar la pregunta al de cabello plateado a propósito, pero en lugar de eso le preguntó sobre el chico de pelo sedoso al lado de él. “¿Que hay sobre ti?”

El de cabello sedoso le dio a Haruhiro una sonrisa. Parecía una persona muy serena, una persona de mente fría “Soy Manato. ¿Puedo llamarte Haruhiro? No hay necesidad de ser demasiado formal ¿verdad?”

“Oh. Sí, claro, eso está bien. ¿Te puedo llamar solo por tu nombre entonces? ”

“Claro, no me importa en absoluto.”

Manato sonrió y Haruhiro la devolvió sin pensar. Exteriormente Manato parecía un buen tipo, una persona de confianza. Mientras tanto el nombre del mocoso era Ranta. En cuanto al de cabello plateado, él daba demasiado miedo como para preguntarle y el chico de cabello alborotado tenía un comportamiento bastante antipático. Haruhiro tuvo la impresión de que la chica llamativa era de un mundo completamente diferente y aunque el chico de gafas parecía bastante accesible, encontró actualmente difícil hablarle por alguna razón.

¿Qué pasa con la de trenzas, la chica pequeña y tímida, y la chica súper pequeña? La chica pequeña y tímida estaba más cerca de él y había estado esperando para entablar una conversación con ella durante un tiempo. Para empezar, tal vez debería intentar preguntarle su nombre. Pero cuando Haruhiro abrió la boca para preguntar, comenzó a ponerse un poco nervioso.

El tosió ligeramente. “Disculpa”

“¿S-si?”

“Es uh, no es nada realmente pero… bueno, no es que sea importante y no trato de fisgonear ni nada–”

“¡¡El nombre es Kikawa!!” El chico feliz y despreocupado interrumpió gritando, golpeando en una extraña pose. “¡Olvídate de los hombres, sin embargo, vamos a empezar con las chicas! ¿Qué hay de llegar a conocernos los unos a los otros, en este momento, todos de una sola vez? ”

La chica de trenzas inclinó su cabeza hacia un lado. “¿O qué tal si no?

“Awww…” el chico feliz y despreocupado, Kikawa, fue patéticamente derribado de un solo golpe.

Haruhiro pensó que al tipo le sirvió bien, pero gracias a esto él también recuperó un poco de su propia compostura. “Em, ¿cuál es tu nombre? “, Preguntó a la chica tímida y pequeña haciendo su mejor esfuerzo para hacer la pregunta los más directa y breve posible. “Quiero decir, sería más fácil hablar contigo si lo supiera. Bueno, más fácil que al no saberlo”

“Umm…” La mirada de la chica pequeña y tímida cayó y tiró con fuerza de su flequillo, como si estuviera haciendo su mejor esfuerzo para ocultar su rostro detrás de su cabello.

Sus rasgos eran más bien modestos pero había algo bastante lindo sobre su cara. Definitivamente no había nada que ocultar.

“Mi… Mi nombre es Shihoru. Mi primer nombre. Probablemente. Lo lamento…”

“No tienes que pedir disculpas.”

“Lo siento, es un mal hábito. Lo siento, voy a ser más cuidadosa”.

Shihoru temblaba como un ciervo recién nacido. ¿Ella realmente va a estar bien? Haruhiro no podía dejar de estar preocupado; ella era la clase de persona que él instintivamente quería proteger.

“Eres muy alto” dijo Haruhiro a uno de apariencia afable, pero de tipo gigante. “¿Cuánto mides?”

El gigante parpadeó, su expresión más bien vacía. “¿Altura? 1.79 m.”

“¿¡1.79!?” Ranta interrumpió “¿¡Quieres decir que mis 1.70 m es oficialmente la más baja?!”

“No, eso no está bien…”, dijo el gigante. “Creo que es algo así como 1.85 m, tal vez. Oh. Mi nombre es Mogzo. Probablemente”.

“¡Dame 5 pulgadas en este momento, Mogzo!” Ranta exigió imposiblemente, empujándolo. “Si me das 5 pulgadas, estaré a 1.80m y tu estarás a 1.72 m y nuestros lugares estarían invertidos ¡Impresionante, ¿verdad?!”

“Lo haría si pudiera…”

Haruhiro no tenía a nadie a quien culpar más que a sí mismo por dejar que su conversación fuera tomada de nuevo por Ranta. “No mides más de 1.67 m, sólo mides 1.65 m”

“¡Cállate! Y eso es malo, ¿cómo? A juzgar por las miradas, ¡eres igual que yo! ”

“Siquiera yo mido un poco menos de 1.67 m.”

“¡Eres un imbécil!, ¡Un imbécil que discrimina a las personas a causa de unas cuantas pulgadas!”

“Realmente eres un pequeño niño malcriado”.

“¿Dijiste algo? No pude oírte. ¿Qué dijiste?”

“Nada. Yo no he dicho nada”.

“¡Mentiroso! Me llamaste mentiroso pervertido, diabólico bastardo, ¿no es así?   ¡No puedes engañar a mis endiabladamente buenos oídos! ¡He oído lo que has dicho! Tú dijiste: ‘¡Vete al infierno, bastardo de pelo rizado!’ ”

“En serio, no he dicho nada de eso.”

“¡Y me llamaste rizado! ¡Nadie tiene permitido llamarme así! ¡La palabra en si está prohibida!”

“Te lo dije, no te he llamado así. No pongas palabras en la boca de otras personas”.

“¡Te oí! ¡Estos diabólicos oídos oyen demasiado! ¡Escucho demasiado, mis oídos se tomaran un descanso! Lo que sea. Por ahora, ¡sólo recuerda esto! ¡Yo nunca perdonare a cualquier persona que llegue al extremo de llamarme rizado! Es la pena de muerte para cualquier persona que lo hace. ¡Muerte! ”

“Rizado”, dijo el de cabello plateado, al darse la vuelta. “Estás haciendo una escena. Termina ya.”

“Sí, señor.” El rizado Ranta parecía encogerse. “Me disculpo. Ahora voy a dejar de hablar”.

“Pensé que habías dicho que no perdonarías a cualquier persona que te llamara así”, dijo Haruhiro encogiendo sus hombros.

“Idiota”, dijo Ranta en un susurro. “Soy un hombre que escoge su tiempo y lugar. Me llaman el maestro de las Elecciones. ¡Me convertiré en el rey de la Decisión! ”

“Si, ok. Conviértete en lo que quieras, Rey de las burlas”.

“¡No es el rey de las burlas, es el rey de la Decisión! Cuando yo sea el rey, te mostrare… ”

“Rizado”. El de cabello plateado se detuvo y voltio hacia atrás mirando a Ranta de nuevo. “Cállate.”

Ranta inmediatamente cayó de rodillas y se inclinó. “¡Le pido perdón!”

“En vez del rey de la decisión”, dijo Haruhiro, mirando hacia abajo a Ranta, “¿por qué no apuntas a convertirte en el rey de la postración?”

“¡¿Rey de la Postración?! ¡De ninguna manera! ¡No importa lo bueno que sea postrándome, eso para nada es sofisticado! ”

“Rizado.” El tono del de cabello plateado ahora tenía un tono más oscuro. “Esta es la tercera vez.”

Ranta nuevamente cayó de rodillas, haciendo una reverencia tan baja que su frente tocaba el camino empedrado. “Yo-yo estoy súper ultra – ¡lo siento! Por favor, perdóname. Porfavoooor… ”

Este tipo ya es el Rey de la postración, pensó Haruhiro, pero lo guardó para sí mismo. Si decía algo, Ranta iba a tener una réplica de lo anterior y la conversación nunca terminaría. Caminaron en silencio hasta que Hiyomu los llevó a en frente de un edificio de piedra de dos pisos.

Levantado sobre el edificio había una bandera con una media luna roja sobre un campo blanco, y el mismo símbolo aparecía en un cartel. “Alt front my serve for son on” estaba escrito allí, pero algo no se veía bien. Tras una mirada más de cerca, se dio cuenta de que algunas partes de las palabras se desvanecieron y algunas de las letras habían caído.

“¡Tada!” Hiyomu señaló el cartel. “¡Por fin hemos llegado! ¡Este es el famoso lugar! Fuerza de reserva del Ejercito Fronterizo de Altana, Sede de Crimson Moon (luna carmesí)”.

“Crimson Moon”, Haruhiro respiró, mirando el letrero una vez más. De hecho, si se añadiann las letras que faltaban de nuevo, se leía: Fuerza de Reserva del Ejercito Fronterizo Crimson Moon. (Altana Frontier Army Reserve Force Crimson Moon)

“¡Vamos Adelante!” Impulsados por Hiyomu, entraron en el edificio para encontrar que el interior se parecía mucho a una taberna. La habitación era amplia, equipada con mesas y sillas, y había un mostrador de servicio en la parte posterior. Detrás del mostrador había un hombre con los brazos cruzados frente a su pecho. Nadie más estaba presente.

“¡Aquí es donde Hiyomu los deja!” Hiyomu se inclinó ante el hombre detrás del mostrador. “Bri-chan, ¿serías tan amable de explicarles los detalles, etcétera, etcétera, como de costumbre?”

“Correcto”, el hombre llamado Bri simplemente respondió, agitando a Hiyomu con una mano, dejo caer su vientre con el movimiento ondulante.

“Entonces, si me disculpan, ¡adiosito!”

La tensión en la sala pareció aumentar después de que la puerta se cerrara detrás de Hiyomu. Tal vez fue debido a la forma en que Bri los miraba, como si realizara una inspección. No, no es ‘tal vez’. Era sin duda a causa de Bri. Era extraño. Muy raro.

Bri se inclinó hacia delante, puso sus codos sobre el mostrador, y apoyó su barbilla encima de sus dedos cruzados. Haruhiro noto que tenía un mentón hendido. Basta de hablar de eso, sin embargo, era su color de pelo. Verde. Y que tal vez tenía lápiz labial, pero el color de sus labios eran negros. Tenía largas cejas, espesas que rodeaban sus ojos azules… un hermoso azul cielo, que los hacia muy aterradores. Su rostro estaba cubierto muy fuertemente con el maquillaje y sus pómulos se destacaban con un rubor rojo brillante.

Pero no importaba cómo lo mirara Haruhiro, él era definitivamente un hombre.

“Hmm… muy bien”, dijo Bri, asintiendo. Se enderezó y continuó, “Bienvenidos, jóvenes gatitos. Mi nombre es Brittany. Soy el oficial al mando, o “jefe” si quieren, de la  Fuerza de Reserva del Ejército Fronterizo de Altana, Crimson Moon. Pueden llamarme ‘comandante’ o Bri-chan. Cualquiera que usen, asegúrense de usarlo con cariño, como un niño a su madre. ¿Lo tienen?”

“Comandante.” El de cabello plateado caminó hasta el mostrador e inclinando la cabeza hacia un lado, exigió, “Contéstame. Tengo entendido que este lugar se llama Altana. ¿Qué es el Ejército de la Frontera? ¿Qué es la Fuerza de Reserva? ¿Por qué estoy aquí? Tu sabes, ¿no? ”

“¡Tienes agallas!” Bri comentó gratamente, riendo. “Me gustan los niños como tú. ¿Cómo te llamas?”

“Renji. No me gustan los homosexuales como tú”.

“¿Es eso así?”

Lo que pasó después, Haruhiro no entendió del todo. Los movimientos de Bri fueron no sólo rápidos, eran suaves como la mantequilla, casi casual.

“Renji. Déjame darte un consejo” Bri había dicho, entrecerrando los ojos como rendijas. Pero para cuando Haruhiro se dio cuenta de lo que había ocurrido, Bri estaba sosteniendo la punta de un cuchillo justo debajo de la barbilla de Renji. “Nadie que me llama un homo ha vivido mucho tiempo después. Pareces un chico inteligente, así que debes entender lo que estoy diciendo. ¿Quieres seguir empujándome?”

“¿En serio?”, Respondió Renji. Haruhiro jadeó mientras Renji agarraba el cuchillo con la mano desnuda. Él lo estaba agarrando firmemente en su palma, lo suficiente para mantenerla fija en su lugar; la sangre corría profusamente desde el borde donde había cortado la carne hasta por debajo de su pulgar. “Nunca tuve la intención de vivir una larga vida de todos modos y no está en mi naturaleza dar marcha atrás a las amenazas. Si tiene la intención de matarme, máteme, Comandante Homo”.

“Con el tiempo…” Bri lamió lo negro de sus labios y acarició la mejilla de Renji. “Te hare perfecto. Una y otra vez. De una manera que nunca olvidarás”.

“Sabes” Ranta le susurró a Haruhiro “cuando dice ‘hacer’ probablemente significa un diferente ‘hacer’ que el hacer de costumbre. Probablemente”.

“¿Exactamente qué es lo que le ‘hará’?” La chica de trenzas le preguntó a Ranta con una expresión confusa.

“Err, eso es uh, quiero decir… Él va a poner ‘eso’ en donde se supone que originalmente no deba ser puesto… Ya sabes, el lugar de donde normalmente sale… ¿Sabes a lo que me refiero? ¿Verdad Haruhiro?”

“No me involucres. Tu comenzaste esta conversación, toma toda la responsabilidad”.

“Eso es frío. ¿Eres antisocial o algo así? tus habilidades con las personas son más bajos que el cero absoluto”.

“Oye, oye.” El chico feliz y suertudo, Kikawa, se metió entre Renji y Bri. “¿No se acaban de conocer? No tiene sentido luchar por un malentendido. ¡Vamos a perdonar y a olvidarlo! Sean felices y llévense bien, ¿de acuerdo? ¿Okay? ¡Por mi bien!”

“¿Por tu bien?” Renji se burló, mirándolo. Pero, a pesar de eso, él soltó el cuchillo.

Bri también retiró el cuchillo, limpiando la hoja ensangrentada con un paño. “Siempre hay algún irresponsable en cada grupo. Ocho niños, cuatro niñas. Muy pocas niñas, pero me gusta, de esta manera es mejor de todos modos. Los niños tienden a ser mejores en la lucha, así que no hay problema”.

Las cejas de Manato se estrecharon. “¿Lucha?”

“Ya me has oído,” Bri rió suavemente. En realidad, el sonido producía una especie de asco, Haruhiro pensó. “Lucha”.

“Este lugar es la sede de las fuerzas de reserva así que…” Manato miró hacia abajo. “¿Somos soldados voluntarios?”

“¡Muy bien!” Bri aplaudió lentamente. “Tu pareces prometedor también. Precisamente, Correcto. Todos ustedes pueden convertirse en soldados voluntarios. Aunque tienen la opción de declinar”.

“Maestro de las decisiones”, dijo Haruhiro, palmeando a Ranta en la parte posterior. “Parece que lo haces.”

“¿Oh? ¡Ah! ¡Correcto! ¡Eso es correcto! ¿Yo lo…. hago?”

“Todos ustedes pueden elegir”, dijo Bri, moviendo su dedo índice ligeramente hacia ellos. “Tomen mi oferta o déjenla. Y mi oferta es esta: enlistarse como miembro de la Fuerza de Reserva del Ejército Fronterizo, Crimson Moon. Bueno, empezaran como alumnos, es decir, ustedes aprenderán a convertirse en soldados autosuficientes”.

“Solo que…” preguntó la chica llamativa, con expresión asustada, “¿Qué es lo que hacen los miembros de la fuerza de reserva?”

“Luchar, por supuesto.” Bri chasqueo una mano con molestia, como si estuviera explicando de mala gana. “Aquí en la frontera, los seres humanos entran en conflicto con las otras razas, y hay un montón, y me refiero a un montón de cosas a las que llamamos monstruos. El trabajo del ejército de la frontera es matar a los monstruos y proteger nuestras fronteras. Pero para ser honesto, no es un trabajo fácil. El ejército fronterizo tiene las manos llenas con simplemente mantener a Altana como una base avanzada. Ahí es donde nosotros, las fuerzas de reserva, entramos”

“En otras palabras”, dijo el chico con gafas, empujando sus gafas desde el puente de la nariz “mientras el ejército fronterizo se queda atrás y protege esta ciudad, las fuerzas de reserva salen para reducir sus números. ¿Estoy en lo cierto? ”

“En otras palabras…”, dijo Bri, poniendo sus manos juntas y luego abriéndolas como cuando una flor florece. Él lo hizo para verse lindo, pero en realidad, se vio como algo bastante inquietante. “En realidad, somos una parte del ejército regular fronterizo. La protección de la frontera no se trata sólo de defender. Expediciones son enviadas para golpear a nuestros enemigos en donde se esconden. Sin embargo, estas operaciones a pequeña escala no son algo del tamaño del ejército regular. Mover a una gran fuerza de este tipo requiere planificación y preparación de la logística, las líneas de suministro, y tal. Ahí es donde somos diferentes”.

Kikawa asintió con entusiasmo, quizás excesivamente, a cada palabra de Bri. “Y… ¿Cómo somos diferentes?”

“Las fuerzas de reserva.” Bri cruzó las manos e hizo girar sus dedos. “Estamos en movimiento y somos adaptables. Nos Infiltramos, golpeamos y corremos. Nosotros debilitamos la capacidad del enemigo para luchar. Incluso si fuéramos a cooperar con el ejército regular, no emplearíamos las mismas tácticas. Estamos organizados en pequeños grupos de alrededor de 3 a 6 personas por grupo y cada grupo utiliza su propio ingenio o capacidad para recopilar información, y el juzgamos cuando nos topamos con enemigos. Esto es lo que nosotros, las fuerzas de reserva Crimson Moon, hacemos y cómo trabajamos. ”

“Y…” Renji flexionó los dedos de su mano derecha. La hemorragia parecía haberse detenido. “¿Qué pasaría si tuviéramos que rechazar tu oferta de unirnos?”

Bri inclinó la cabeza hacia un lado, y luego empujó sus caderas hacia atrás y hacia adelante. ¿Estaba tratando de ser gracioso o estaba haciendo una amenaza de algún tipo cómico de paso? Fuera lo que fuese, en realidad daba bastante miedo. “Nada. Lo dije antes, todos ustedes pueden elegir. Si deciden no convertirse en un miembro de las fuerzas de reserva, pueden alejarse de aquí ahora y no volver nunca más”.

“En ese caso, supongo que voy a pasar”, dijo Ranta. Pasando sus manos por su pelo despeinado. “Todavía no sé exactamente lo que está pasando, pero yo soy un pacifista por naturaleza.”

“Ya veo,” dijo Bri. “Adiós entonces. Cuídate.”

“¿¡Eso es todo!?” Ranta, quien ya había hecho su camino a la puerta, se detuvo y giró sobre sus talones. “¡Eres tan fría como Haruhiro! Pero espera un segundo, si me voy ahora, ¿qué debo hacer? ”

“No tomo ninguna responsabilidad sobre eso”, Bri rió. “Si no desean convertirse en miembros de Crimson Moon, son libres de irse. Si deciden enlistarse como aprendices, recibirán diez platas de mí. Eso será suficiente para vivir por el momento, creo. ”

“¿Platas?” Los ojos de Manato se ensancharon mientras buscaba algo en sus bolsillos. “olvidé… el dinero.”

Haruhiro registró demasiado los bolsillos delanteros y traseros de sus pantalones y sacó sus manos vacías. No tenía dinero.

“Un trabajo de medio tiempo”, Ranta gimió, arrugando la cara. “Necesito encontrar un trabajo de medio tiempo. Quizás. Temporalmente…”

“La mejor de las suertes”, dijo Bri encogiendo los hombros exageradamente. “Los otros trabajos disponibles son mucho más difícil de lo que es ser un soldado voluntario. Incluso si alguien los contratara, sus salarios serian tan bajos que apenas se ganaran la vida. También Comenzaran siendo prácticamente esclavos, de su nuevo amo”.

“Guh,” Kikawa se golpeó a sí mismo en un lado de su cabeza. “Yo no sirvo para ser un esclavo. ¿Supongo que no hay más remedio que ir por la ruta de aprendiz de soldado? ”

“Lo dije ya, enlistarse o no depende de todos y cada uno de ustedes”, dijo Bri, señalando con el dedo a todos, uno por uno.

Renji dejó escapar un largo suspiro. “Entonces dime, en términos prácticos, ¿qué tengo que hacer?”

“Oh, Renji, me has decepcionado. ¿No estabas escuchando? Lucharan contra los enemigos usando sus propios ingenios, capacidades de recopilar información, y su juicio. Esa es la forma en la que operamos”.

“Así que me estás diciendo, ¿que se supone que debemos averiguar lo qué debemos hacer como aprendices por nosotros mismos?”

“En pocas palabras,” Bri asintió, colocando objetos rojos similares a monedas de colores y pequeñas bolsas de cuero en una fila ordenada en el mostrador, hasta que hubo doce conjuntos en total. Bri levanto una de las piezas que parecía una moneda, la cual proyectaba una luna creciente en relieve.

“Esto les servirá como identificación, y como un símbolo de que son aprendices de Crimson Moon. Esta será la única prueba de que son aprendices, así que no lo pierda. Bueno, traerla en todo momento no es una buena idea tampoco, pero de todos modos, cuando tengan los medios para comprar su contrato de servicio por veinte platas entonces podrán convertirse en un miembro hecho y derecho de Crimson Moon con todos sus privilegios y distinciones”.

“Espera un minuto”, dijo el de cabello alborotado, con rebeldía. “¿Estás haciéndonos pagar dinero por enlistarnos como voluntarios?”

“Sí. ¿Hay algo malo en eso? ”

“Eso es inaceptable”.

“¿Serías capaz de comprar comida, ropa o hacer algunas cosas sin dinero? No te quejes de algo solo porque no tienes dinero. Si no te gusta, entonces ve a morir en algún campo”.

Renji sonrió. “Incluso cuando la vida es un infierno, todavía cuesta dinero, ¿eh?”

“¿El ‘infierno’?” Bri ladeó la cabeza a un lado, no está familiarizado con esa palabra. “Algo así, supongo. Una vez dicho esto, todos tienen que averiguar lo que van a hacer y a donde ir desde aquí por ustedes mismos, pero sería prudente hacer su prioridad principal la compra de sus contratos con Crimson Moon”.

“Bien entonces,” dijo Renji, toma una moneda de Crimson Moon y una bolsa de cuero. “Aprendiz de las Fuerzas de Reserva o lo que sea, lo haré y me iré de aquí.”

El de pelo desordenado fue tras Renji, tomando una moneda roja y una bolsa de cuero para sí mismo. La chica llamativa, Manato y el chico con gafas hicieron lo mismo.

“Voy a tomar uno también, ¡Muchas gracias!” Kikawa declaró, recogiendo una moneda y una bolsa. Él trato de recoger una segunda bolsa también.

“¡Oye!” Bri lo regañó, golpeando su mano.

Haruhiro no podía ver otra opción más que enlistarse. ¿Pero para qué? Él no lo sabía. Tal vez ¿por el dinero y para poder sobrevivir en este lugar? Si unirse a Crimson Moon era la única manera de ganar dinero, entonces él no tenía ninguna otra opción, pero a una parte de él no le gustaba en absoluto.

Shihoru, la chica de trenzas y la chica súper-pequeñita, todas parecían indecisas. Al igual que Ranta y el gigante Mogzo. Los ojos azul cielo de Bri cayeron sobre ellos. “Y ¿qué hay de todos ustedes?”

“Tengo esta sensación molesta de que estoy caminando a una especie de trampa” Ranta murmuró para sí mismo mientras caminaba hacia el mostrador.

“Donde hay voluntad, hay un camino y donde no hay voluntad, no hay una manera de escapar… [1]” dijo la Chica de trenzas, siguiendo a Ranta.

“Um,” Haruhiro voltio la cabeza hacia ella. “No creo que alguien diga que ‘Hay voluntad a voluntad o una forma de escapar…’ ”

“¿Oh, es así?” La chica de trenzas voltio a mirarlo, mientras llegaba a agarrar la moneda roja y una bolsa. “Sin embargo esa es la forma en la que Yume lo recuerda.”

“Ahí está el problema, entonces. La forma correcta de decirlo es “donde hay voluntad, hay un camino.’”

“Ah, ya veo. ¿Pero no es la voluntad a voluntad y camino a un camino mucho más lindo? Yume piensa que lo lindo también es importante ~ yan”.

“…Supongo que eso hace aumentar tu ternura algunas muescas.”

“¡Sí!”  La chica con trenzas, al parecer llamada Yume, se rió con genuina felicidad.

Mientras Haruhiro hablaba con ella, la chica súper pequeña recogido su moneda roja y también su bolsa de cuero. Los tres restantes eran Mogzo, Shihoru, y él mismo. Por alguna razón, Haruhiro no quería ser último, por lo que tomó una moneda y una bolsa también. Mientras Haruhiro revisaba el contenido de su bolsa, Mogzo lentamente se dirigió y tomó su parte del mostrador también. Shihoru fue la última en recoger los suyos.

“Felicidades”, Bri aplaudió, poniendo una sonrisa para ellos. “Todos ustedes son aprendices de Crimson Moon ahora. Trabajen duro y sean independientes lo antes posible, ¿de acuerdo? Cuando se convierten en miembros plenos, pueden incluso volver y hablar conmigo si tienen alguna cosa que quieran discutir”.

De repente, se oyó un ruido sordo acompañado de un gruñido. Cuando Haruhiro miró, vio que el de cabello alborotado había caído al suelo sobre sus nalgas. Sucedió tan rápido, que no pudo voltear a tiempo para ver algo, pero parecía que Renji había pateado las piernas del de cabello alborotado por debajo de él. ¿Lo hizo tropezar a propósito? ¿Por qué?

“Levántate”, dijo Renji, con un rostro inexpresivo.

“¡¿Qué estás haciendo?!” el de cabello alborotado gritó cuando se puso de pie. Renji lo empujó hacia abajo, lo que lo dejo en el suelo en cuatro patas.

“¿Qué te pasa?”, Dijo Renji. “Levántate.”

“Bastardo, ¿qué demonios estás haciendo?”

“En el momento en que me viste, pensaste: ‘¿Es más fuerte que yo o más débil?’ Estoy a punto de demostrártelo. Levántate.”

“¡Maldición!”

Renji estaba esperando para atacar en el momento en el que el de cabello alborotado intentara levantarse de nuevo. Eso era obvio, incluso para un espectador como Haruhiro. Todo lo que el de cabello alborotado tenía que hacer era bloquearlo. Pero no, el de cabello alborotado trató de esquivarlo. Renji le dio un puñetazo antes de que el de cabello alborotado pudiera evadirlo totalmente, y luego le dio otra patada. Renji lo agarró por las orejas, lo levantó, y con un grito, le dio un rodillazo en el pecho. No sólo una vez sino varias veces seguidas. Renji entonces tomó la cabeza del de cabello alborotado con ambas manos y le dio un cabezazo con toda su fuerza.

Se oyó un crujido fuerte y el de cabello alborotado cayó al suelo arrodillado.

“Realmente eres un cabeza dura” Renji señaló, empujando su frente con la punta del dedo. La sangre goteo mientras la frente del de cabello alborotado comenzó a ponerse roja. “¿Tu nombre?”

El de cabello alborotado seguía mirando hacia abajo, con una mano en el suelo y la otra sobre su rodilla. Probablemente, estar completamente en cuatro patas no era algo que podía soportar.

“Ron. Eres fuerte, cabrón”.

“Tú también eres bastante resistente. Únete a mí, Ron. ”

“Ahh. Por ahora, luego…”

“Eso es lo suficientemente bueno. ¿Quién más?… “Renji miró a su alrededor, sus ojos se detuvieron en Manato.

Manato le devolvió la mirada, sus ojos se entrecerraron sólo un poco.

Renji aparto la mirada primero y sus ojos se fijaron en el chico con gafas. “Te ves como que puedes luchar. Ven conmigo.”

El chico con gafas parpadeó varias veces y cruzó los brazos sobre su pecho. Él subió sus gafas sobre el puente de la nariz y asintió con la cabeza, como si estuviera empujando su barbilla hacia atrás. “Bien. Soy Adachi. Es bueno estar a bordo, Renji. ”

Renji sonrió torcidamente, entonces sus ojos se posaron en Haruhiro.

¿Qué? ¿Yo? Es posible que… Haruhiro pensó. Sorprendido, su corazón parecía saltar en su pecho. Era sólo que… no sólo Renji, todos parecen muy fuertes, pero él los estaba probando a juzgar por la forma en la que vencido a Ron tan fácilmente. El también tiene la capacidad de pensar rápido y actuar. Parecía difícil trabajar con él sin estar en un constante estado de miedo, pero si el de alguna manera pudiera conseguir más allá de eso, no había duda de que Renji era la persona que podía hacer esas cosas. Si Haruhiro se uniera al grupo de Renji, las cosas de aquí en adelante serían mucho más fáciles.

Haruhiro admitió: Sí, él quería unirse al grupo de Renji, mucho, así que.

Pero pronto fue decepcionado. Renji, el centro de todo el grupo, había volteado su mirada a otra parte. Había dejado pasar a Haruhiro.

“Tu, enana.”

“¿Si?” La chica súper pequeña chilló. La más pequeña de los doce, y su voz era ligera también.

“Ven,” Renji hizo un gesto con una sola mano. ‘Chibi’-chan parecía confundida, pero se tambaleó hacia Renji, y luego lo miró a los ojos. Renji le dio unas palmaditas en la cabeza.

“Parece que podrías ser útil. Síguenos”.

Chibi-chan asintió, “….ay.” Su rostro estaba rojo, como el color del pulpo cocido. No era que ella fuera atractiva; era más que sus acciones y su presencia eran por sí mismas muy lindas, como una mascota.

Pero ¿es útil? ¿En serio? Renji había juzgado que era más útil que Haruhiro. Eso le irritaba y le hacía sentirse patético al mismo tiempo.

“Nos vamos”, dijo Renji, haciendo un gesto con su barbilla hacia la salida.

Mientras Renji, Ron, Adachi, y Chibi comenzaban a salir, la chica llamativa gritó, “¡Espera! ¡Llévame contigo!”

Renji dejó escapar un corto suspiro. “Yo no necesito a nadie que no pueda usar.”

“Haré lo que sea”, dijo ella, aferrándose a él. “Soy Sassa. Por favor, haré cualquier cosa que pidan. Cualquier cosa.”

“Cualquier cosa, ¿eh?”, Dijo Renji, apartándola. “Nunca olvidaré esas palabras.”

“No lo haré.”

“Y no me toques sin permiso.”

“……Entiendo.”

“Bien. Ven entonces.”

“¡Gracias, Renji!”

Sassa abrió la puerta y el grupo de Renji se retiró, Sassa salió a lo último. Cuando la puerta se cerró detrás de ellos, sólo los siete rechazados, los siete fracasados permanecieron.

“Gah,” Kikawa frunció el ceño, rascándose la cabeza. “Yo quería estar en el equipo de Renji también. Renji y Ron son invencibles en una pelea, Adachi parece un tipo inteligente, Chibi-chan es adorable y dulce, y Sassa es una belleza. Es un buen equipo. Pero de nada sirve quejarse ahora, así que iré a echar un vistazo alrededor de la ciudad. ¡Adiós!”

Y solo con eso, Kikawa se fue. Los ojos de Haruhiro se encontraron con los de Shihoru por un breve momento antes de que ella mirara hacia otro lado.

“Supongo que también me voy”, dijo Manato, en dirección a la salida. “No aprenderemos nada estando aquí de pie. Voy a echar un vistazo alrededor y ver lo que puedo averiguar. Nos vemos más tarde”.

“Bien, nos vemos”, dijo Haruhiro, diciéndole adiós y, al mismo tiempo preguntándose si era mejor seguirlo. A diferencia de Renji, es más fácil acercarse a Manato y él parece un buen tipo; alguien de quien podría depender.

A Haruhiro no le importaba Ranta, pero ¿qué pasara con Shihoru y Yume? ¿Qué estaban planeando hacer? Y Mogzo todavía estaba aquí también. Correcto. Tal vez si todos ellos siguieran a Manato juntos… pero ya era demasiado tarde. Manato ya se había ido. Aunque si se fueran ahora, puede que no sea demasiado tarde para ponerse al día.

“Hey, todo el mundo, vamos todos a seguir a Manato. No es bueno quedarse aquí…” Haruhiro comenzó a decir cuando la puerta se abrió de repente.

¿Manato había regresado por ellos? Haruhiro pensó, pero no. La persona que entró en el edificio era un hombre diferente. Parecía más viejo que Haruhiro y los demás. Su cuerpo estaba cubierta de cuero, en la cabeza tenía una especie de capucha emplumada, ​​un arco y un carcaj echado a la espalda. Sus ojos parecían los de un zorro y su boca estaba torcida.

“Buenas tardes, comandante.”

IMG_0044

“Oh no,” Bri volteo hacia el hombre. “Si no es Raghill. ¿Qué pasó? ¿Hay algo que necesites de mí? ”

“No, nada de ti,” el hombre llamado Raghill dijo, mirando a Haruhiro y a los demás. “He oído que un nuevo grupo acaba de llegar.”

“Los rumores viajan rápido. Sólo nos dieron doce en esta ocasión y sólo cinco siguen aquí”.

“Las heces, ¿eh?”

La expresión de Ranta se convirtió en piedra. “¿Y eso es algo malo?”

“¿Qué otra cosa podría ser sino algo malo?” Raghill dijo mirando a Ranta antes de voltear su mirada hacia Haruhiro y los otros tres, apreciándolos a todos brevemente. “Hmmph. A nuestro grupo le falta un tanque, por lo siguiente, el tipo grande. ¿Qué vas a hacer?”.

Mogzo se señaló a sí mismo. “… ¿Yo?”

“Sí tú. ¿Quién más de aquí es grande y un chico? Dejaremos que te unas a nuestro equipo y te enseñaremos a atar con una cuerda. En cuanto a dinero, incluso podrás recibir algunos préstamos. Es una oferta increíble. Si eres inteligente, te unirás”.

“Ah bien…”

“En serio, ¿Mogzo? ¿Vas a ir con él? “Ranta agarró el brazo izquierdo de Mogzo. “No lo hagas. Es obvio que no se puede confiar… ”

“Ah, bien…”

“¡Yo soy digno de confianza! ¡Olvídate de él y solo ven conmigo!” Raghill empujo el otro brazo de Mogzo. “Es inaudito para un aprendiz conseguir una invitación a un equipo. ¡Debes estar agradecido!”

“Uh, está bien…”

“¡No dejes que te engañe, Mogzo! ¡Bastardos poco fiables nunca dicen que son dignos de confianza!”

“Uh, um… ow… eso duele…”

Ranta lo soltó. “Oh, lo siento, lo siento.”

“¡Vamos!” Raghill tiró de Mogzo con todas sus fuerzas y lo arrastró fuera.

Los hombros de Shihoru se desplomaron. “…él se fue.”

“Eso deja…” Yume los contó, señalando a cada uno en orden. Uno, dos, tres; Haruhiro, Ranta, Shihoru. Finalmente, ella misma. “Cuatro de nosotros.”

“¿Cuanto más”, dijo Bri, ahogando un bostezo, “planean estar aquí? Soy una persona muy ocupada y tengo trabajo que hacer. Si se van a quedar ahí, voy a echarlos”.

Ranta, con aspecto de perro con el rabo entre las piernas, se volteo hacia Haruhiro y los demás. “¿Nos Vamos?”

“Sí,” respondió Haruhiro, mirándose igual de patético y derrotado.

 


1.-En ingles repite la palabra will y way, pareciera que las tartamudea lo que hace que paresca que dice voluntad a voluntad y camino a camino

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s