Ore ga Heroine o Tasukesugite Sekai ga Little Mokushiroku – Volumen 1 – Prologo 0-1 Ootomo Satsuki

La Gran Magia de Creación.

Desde la antigüedad, los rumores de este ritual secreto habían sido moneda corriente entre los asistentes.

Esta gran magia permitió que el portador accediera a los Registros Akáshicos, un tomo que detalla todas las creaciones de la Naturaleza, y adquirir conocimientos de todo en el mundo.

Si esta magia realmente existió, podría conceder el poder de salvar, destruir o controlar el mundo.

Sus guardianes eran un clan de magos, pasando el conocimiento de la magia en secreto de generación en generación, hasta el día de hoy…

Y en este momento, la chica joven del clan encargada de proteger la Gran Magia estaba preocupada.

Su nombre era Ootomo Satsuki, y ella cumpliría dieciséis mañana.

En su clan, tener dieciséis envuelve un significado muy importante.

Aparte de ser los elegidos para custodiar la Gran Magia de Creación de generación en generación, también había una cláusula que protegía que el clan se extinguiera.

Esta cláusula se denomina el Contrato de la Creación.

Afirma que quien comparta un beso con Ootomo en virtud del Contrato se une a ella de por vida como su pareja.

En definitiva, se trataba de un contrato de magia para asegurar que el clan siempre tuviera descendientes.

Eso no es demasiado complicado, dices… Pero había un gran problema.

El que sella el contrato de la Creación con Satsuki debe, como ella, ejercer la Gran Magia de la Creación.

Y este importante contrato debe sellarse cuando cumpla dieciséis años.

Por lo tanto, la Gran Magia de la Creación es verdaderamente un arma de doble filo.

Si Satsuki eligiera a la pareja equivocada, el mundo podría ser destruido, en el peor de los casos.

Para hacer las cosas aún más complicadas, la corriente de clanes malvados que quieren aprovecharse de la gran magia de la creación para sus propios fines nunca han cesado a través de las épocas…

Desde el momento en que todo comenzó, el clan de Satsuki había empleado miles de disfraces diferentes y pasado por otros tantos escondites con el fin de proteger sus verdaderas identidades de estos villanos.

Sin embargo, un hombre había aparecido recientemente, logró romper el encubrimiento del clan y determinar la ubicación exacta de la Gran Magia de la Creación.

Su nombre era Messiah Candystraps, el más poderoso mago de esta era.

Gran destreza mágica a su lado, también se rumoreaba que era un hombre ávido de poder y conocimiento, con un muy fuerte deseo de cumplir su propia causa. Podría significar un desastre si la Gran Magia de la Creación cayera en sus manos.

Con el fin de proteger tanto a su hija como a la Gran Magia de la Creación, los padres de Satsuki habían ido a enfrentar Messiah.

Sin embargo, lo único que lograron hacer fue conseguir un poco de tiempo.

Mientras tanto, Satsuki trabajó en la memorización de los hechizos de escape, como “Transferencia” y “Flotar”. Sin embargo, dada la gran diferencia entre los poderes mágicos de Satsuki y Messiah, aunque se las arregló para escapar de él, sus habilidades no serían suficientes para mantenerlo a raya. Él, sin duda, la atraparía en 1-2 días.

Desde el momento del nacimiento de Satsuki, sus padres le habían enseñado todo sobre la Gran Magia de la Creación para que ella heredara el destino del clan. Por lo tanto, era actualmente la única persona en el mundo con el poder de acceder a los Registros Akáshicos, y la única persona con la quien quiera que quisiera poseer la Gran Magia tiene tenia que sellar el contrato de la Creación. No había duda de que el Messiah haría cualquier cosa para ser el único, y con su nivel de magia, sería un juego de niños el sellar el contrato.

Por lo tanto, la única solución en este momento para Satsuki era sellar el contrato con otra persona antes de que Messiah pudiera llegar a ella.

“¡……!”

Satsuki enjuago sus lágrimas que se habían reunido en silencio en las esquinas de sus ojos.

Ella había querido experimentar un verdadero romance. Para ir poco a poco, paso a paso, nutrir su amor, antes de confesar su secreto y ayudar a “él” a cumplir con su papel.

Sin embargo, el tiempo no iba a esperarla. Messiah no iba a esperarla.

Satsuki empezó escribiendo su carta de nuevo… aunque sólo fuera para evitar que las lágrimas caigan sobre el papel.

‘Si yo hubiera sabido que esto sucedería, habría confesado mis sentimientos por ti cuando estábamos todavía en la escuela media. ”

Su mente llena podía ser impredecible, la pluma de Satsuki voló a través de la página. Una y otra vez, las palabras borrosas y borradas con sus lágrimas, y ella comenzó con un nuevo pedazo de papel…

Amaneció, y la carta fue finalmente hecha. Satsuki terminó escribiendo “su” nombre en el sobre.

“Para Namidare Rekka-sama”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s