Hai to Gensou no Grimmgar – Level 1 – Capitulo 0

“Despierta”

Era como si pudiera escuchar a alguien llamándolo, y el chico abrió los ojos.

Esta Oscuro. ¿Tal vez es de noche? pero no era tan oscuro, había una luz. Una llama – encima de su cabeza. Una llama se había encendido. Una vela. No solo una vela, sino una serie de velas pequeñas espaciadas en intervalos regulares a lo largo de la pared que parecían extenderse por siempre. ¿Dónde estaba esto?

Era difícil respirar por alguna razón. El toco la pared y le resulto dura y áspera, no era una pared de verdad, era roca, y, como uno podía esperarse de dormir en las rocas, su espalda y trasero le dolían. ¿Tal vez el estaba en una cueva? Seguro que se sentía así ¿Una cueva? ¿Por qué él estaba en una cueva?

Las velas se habían colocado bastante alto por encima de él, pero si él se levantaba y estiraba sus manos, probablemente habría sido capaz de llegar a ellas. Sin embargo, estaba tan oscuro que sólo podía ver a un brazo de distancia delante de él y casi nada bajo sus pies.

Él podía sentir otras presencias allí con él. Si escuchaba cuidadosamente, podía oír un leve sonido de respiración. ¿Otras personas? ¿Qué haría si se trataba de algo más? El no sabía pero sería terrible. Pero de cierto modo, el sonido parecía ser de las otras personas.

“¿Hay alguien ahí?” Gritó, tentativamente y un poco temeroso.

“Sí” La respuesta llegó de inmediato. Una voz masculina.

“Estoy aquí”, otra voz, femenina, respondió.

“Um” otra voz masculina dijo en respuesta.

“Pensé lo mismo”, dijo otra persona.

“¿Cuántos hay aquí?”

“¿Por qué no intentas contarlos?”

“Más importante aún, ¿Dónde es esto?”

“Quién sabe…”

“¿Nadie de aquí lo sabe?”

“¿Qué diablos es esto?”

Él estaba confundido, ¿Qué era esto?, ¿Por qué estaba ahí?, ¿Por qué? ¿Cuánto tiempo había estado aquí?

El chico agarró fuertemente su pecho como si estuviera tratando de romper algo. Él no lo sabía. ¿Cuánto tiempo había estado aquí?, ¿por qué estaba aquí? Cuando pensaba en ello, parecía que alguna parte de su cerebro estaba a punto de comprender la respuesta, pero esta se desvanecía rápidamente antes de que pudiera agarrarse a ella. Él no lo sabía. Le irritaba. Él no sabía nada.

“No puedes sentarte aquí para siempre” dijo alguien, una voz masculina, ronca y grave.

El podía oír el sonido de guijarros en la tierra bajo sus pies, parecía que el hablante se había puesto de pie.

“¿A dónde vas?” Una voz femenina pregunto.

“Voy a tratar de seguir las velas de abajo de esta pared” Respondió, de manera completamente natural.

¿El chico no estaba asustado?, ¿Por qué él no estaba más molesto?, el hombre, que estaba a dos velas de distancia, era bastante alto. Él podía ver un poco de la cabeza del hombre, iluminado por la luz de las velas. Su pelo no era negro — era plateado.

“Yo también voy” una de las chicas declaro.

“Supongo que también voy” dijo otra persona. Una voz de hombre.

“¡E-Esperen! entonces yo también” otro chico dijo.

“También hay un camino en sentido contrario “, dijo otra persona. La voz era un poco muy aguda, pero probablemente de un chico. “Sin embargo no hay velas”.

“Si quieres ir por ese camino, nadie te detendrá,” el muchacho de pelo plateado dijo con desdén, mientras caminaba.

Parecía que todo el mundo estaba siguiendo al chico de pelo plateado. Si es así, el niño también debería. No tenía ganas de quedarse atrás solo y rápidamente se puso de pie. El caminaba con rigidez, con una mano sentía lo largo de la pared de piedra. El suelo no era liso, pero si algo desigual, aunque todavía era relativamente fácil de recorrer.

Había gente por delante y por detrás de él, pero él no tenía ni idea de quiénes eran. Sin embargo a partir de sus voces, él adivinaba que todo el mundo era bastante joven. Incluso si sólo era una persona o dos, a lo mejor hay alguien aquí que conozca… pensó.

¿Alguien que él conocía? ¿Un conocido? ¿Un amigo? Extraño. Nadie le vino a la mente. No, eso no fue todo. Más exactamente, era como si las caras conectadas con las palabras “conocido” o “amigo” estuvieran a punto de salir a la superficie de su mente, pero desaparecieron antes de que pudiera agarrarse de ellos. Él no lo sabía. No eran sus amigos, pero tampoco su familia. No se sentía como si los recuerdos se perdieran de él. Se sentía más como si se deslizaran de su mente cuando debía ser capaz de recordarlos.

“…Quizás es mejor no pensar en ello” dijo el chico a nadie en particular.

Una respuesta vino de alguien detrás de él.  Definitivamente la voz de una mujer joven. “¿No pensar en qué?”

“No, nada, nada en realidad. Es…”

¿Nada?, ¿Realmente? ¿Era realmente nada? ¿Qué era “eso”?

El chico agito su cabeza. En algún punto, ellos parecían haberse detenido. Sigue caminando. Ellos necesitan seguir caminando. Era mejor no pensar en nada. Él tenía la sensación de que entre más tratara de recordar, más olvidaría.

La fila de velas continuaba. Cuando terminarían, él no lo sabía. ¿Hasta dónde tendrían que caminar? Probablemente una buena distancia. Tal vez no muy lejos después de todo. Él no podía decirlo. Había perdido la noción del tiempo y el alcance.

IMG_0014

“Hay algo aquí”, alguien por delante de él dijo. “Es brillante. ¿Una lámpara?”

“Está cerrado” dijo el pelo plateado, a lo que otra persona respondió: “¡Tal vez sea la manera de salir!”

Al instante los pies del chico se sintieron más ligeros. A pesar de que no podía ver nada, tenía la sensación de que iban por el buen camino. El ritmo de todos se aceleró y pronto pudieron verlo. Más brillante que cualquier vela, había una linterna que colgaba de la pared. La luz que despedía iluminaba algo que en verdad parecía una puerta.

El de Pelo plateado puso una mano en ella y le dio una fuerte sacudida. Además de su color de cabello, él estaba vestido como una especie de delincuente adolescente. “Voy a abrirla”, el de cabello plateado afirmó, y cuando le dio un tirón, se abrió con un chirrido.

“¡Whoa!” Varias personas gritaron a la vez.

“¿Podemos salir de aquí?” dijo una chica, justo detrás de él. Su atuendo era bastante llamativo, muy extrovertido.

El de cabello plateado dio unos pasos hacia delante a través de la puerta “Escaleras, podemos ir hacia arriba”

Las escaleras conducían a un estrecho pasillo con olor a moho que además llevaba a otras escaleras de piedra. No había velas, pero la luz se filtraba desde algún lugar por encima. Todo el mundo formó una línea y ascendió un paso a la vez. En la parte superior había otra puerta, pero esta vez no se movía.

El de cabello plateado la golpeo varias veces con el puño. “¿Hay alguien ahí? ¡Abran la puerta!” grito, sonaba bastante enojado.

La chica-llamativa de detrás de él se unió, gritando desde la parte superior de sus pulmones. “¡¿Hay alguien ahí?! ¡Abran la puerta!”.

“¡Hey! ¡Abran la puerta!” la persona detrás de ellos, un muchacho con el cabello corto y desordenado, gritó también.

Algo sucedió poco después. El de cabello plateado retiro su mano de la puerta y retrocedió ligeramente. Parecía que alguien había llegado. La chica-llamativa y el de cabello desordenado también se quedaron en silencio. Un sonido de interruptores cayendo en su lugar se oyó, y la puerta se abrió.

“Salgan”, dijo alguien. De alguna manera, el chico sabía que pertenecía al hombre que había abierto la puerta.

Las escaleras conducían a una habitación construida con piedra. No había ventanas, pero las lámparas mantenían la habitación bien iluminada. Junto a las escaleras que llevaban hasta aquí, había otra serie de escaleras que iban a otro piso. La habitación en sí tenía en general una apariencia primitiva y olía a mosto; no se parecía a nada del presente y pasado. El hombre que había abierto la puerta vestía extrañamente también. Y por extraño, quiere decir que las cosas que cubrían la totalidad de su cuerpo no eran ropa común. Estaban hechas de metal y… eran en realidad… ¿una armadura?

Y lo que cubría la cabeza del hombre… el chico realmente quería llamarlo un casco de guerra. El objeto que colgaba de la cintura del hombre, no era un palo. Posiblemente ¿una espada?, Armadura, casco y espada. ¿Qué edad y tiempo es este? O considerando todo lo demás, ¿debería de haber sido esto la menor de sus preocupaciones?

Cuando el hombre armado empujo algo montado en la pared, las paredes y el suelo temblaron ligeramente, y un sonido pesado resonó por toda la habitación. Una porción de la pared se movió, abriéndose lentamente. La piedra en ella se hundió y un agujero rectangular apareció en su lugar.

“Salgan” dijo el hombre armado, una vez más, metiendo la barbilla hacia el otro lado de la abertura.

El de cabello plateado fue primero, seguido de la chica-llamativa. Todo el mundo siguió en sucesión, como si fueran arrastrados, dando un paso afuera. AFUERA. Esta vez, realmente estaban fuera ¿Era el atardecer o el amanecer? El cielo tenuemente se extendía interminablemente en todas las direcciones. Se quedaron en una colina moderadamente alta, y detrás de ellos, una enorme torre se elevaba en el aire. ¿Era este edifico en el que habían estado hace unos momentos? O tal vez, era más exacto decir que habían estado debajo de ella…

Contando el número de personas presentes, había ocho chicos incluyendo al de caballo plateado, el de cabello desordenado y a el mismo, y cuatro mujeres incluyendo a la chica-llamativa para un total de doce personas. Todavía estaba oscuro por lo que no podía distinguir las características de cada uno, pero el cuerpo, la ropa, el estilo de cabello y rasgos faciales en general eran visibles. El chico no reconocía a una sola persona aquí.

“Esto luce como una ciudad” dijo alguien. Él tenía el pelo sedoso y un físico delgado. Estaba apuntando a algo más allá de la colina.

Mirando en esa dirección, el muchacho pudo ver edificios agrupados en estrecha colaboración. Una ciudad. Ciertamente parecía una, por lo menos. Tenía que ser una ciudad. Rodeando esta había una valla alta — no, no es una valla. Una imponente y robusta pared.

“Se parece más a un castillo que a una ciudad” dijo un chico flaco con gafas de montura negra.

“Un castillo” el chico susurro para sí mismo, ¿por qué su voz no sonaba como la suya?

“Así que… ¿Dónde estamos?” una pequeña, chica aparentemente tímida justo detrás de él pregunto nerviosamente.

“No me preguntes, no sé” respondió el chico.

“Ah, lo siento ¿alguien sabe? ¿Dónde estamos?”

Nadie sabía nada. A menos que todo el mundo estuviera conspirando para darle problemas a la chica pequeña-tímida o esta escondida la información, por alguna razón, nadie tenía la más mínima idea.

“¡¿Enserio?!” dijo el de cabello desordenado, pasando sus manos a través de él.

“¡Ah!” dijo otro chico que vestía un jersey a rayas, mientras él dio una palmada. Tenía una especie de aura feliz y despreocupada. “¿Por qué no le preguntamos, al tipo blindado que estaba de guardia?”

Todo el mundo giro su atención a la puerta. Fue entonces que todos ellos se dieron cuenta. La puerta se estaba poniendo cada vez más y más estrecha. La piedra se elevaba desde el suelo, sellando la abertura poco a poco.

“Espera a–” El muchacho feliz y despreocupado corrió hacia ella en estado de pánico, pero no llegó a tiempo. La puerta desapareció y ahora era imposible saber que parte era del resto de la pared. “Espera, ¿cómo es eso posible? Quien hizo esto, ya salga…“, dijo, rozando sus manos sobre la superficie de la pared, golpeando con los puños. No pasó nada.

Pronto, él se rindió y se dejó caer al suelo.

“Esto no puede ser bueno”, una chica con el pelo largo recogido en trenzas, dijo. Pronunció sus palabras un poco mal, con el acento en las sílabas equivocadas.

“¿Esto  es real?” el de cabello desordenado se puso en cuclillas, con la cabeza entre las rodillas. “¿En serio? ¿En serio…?”

“Y, ahí están, ¡perfectamente a tiempo!” Una voz chillona de chica hizo eco a su alrededor.

¿Quién era ese? Había cuatro chicas. La chica llamativa, La chica de dos trenzas, la chica pequeño-tímida, y finalmente, una chica aún más pequeña que ella, probablemente media menos de 1.44m. La aguda voz femenina no parecía pertenecer a la chica llamativa, a la chica de dos trenzas, o a la chica pequeña-tímida. Probablemente tampoco era la voz de la chica súper-pequeña.

“Todo el mundo apareció, huh, vinieron a visitar, huh, ¿tú dices, Donde? ¡Aquí, digo yo!”

“¡¿Dónde?!” el muchacho feliz y despreocupado gritó, saltando sobre sus pies.

“Nooooo corras, Noooooo grites, Noooooo dejes tu cabello hacia abajo” Por alguna razón, la voz parecía venir de detrás de la torre. “Cha – lalalalalaaan, cha- lalalalalaaan, Lalan…” tarareando una canción, otra chica asomó la cabeza por un lado de la torre. Llevaba el pelo recogido en mechones, como una especie de moda de un país.

“Hola. Como están. Bienvenidos a Grimgar. Soy Hiyomu, por favor permítanme que sea su guía. Encantada de conocerlos. ¿Están encantados de conocerme también? Kyapeeeee-”

“La forma en que habla me molesta” un niño con un corte de pelo alborotado dijo, su mandíbula se apretó con tanta fuerza que sus dientes rechinaron.

“¡Wah!” Hiyomu retrocedió por un segundo y luego asomó la cabeza de nuevo. “Muy atemorizante. Muy aterrador. Por favor, no teeee enfades. ¿Okay? ¿Okay? ¿Okay? ¿Okay?”

El chico de cabello alborotado le chasqueo la lengua. “Entonces no me molestes”

“¡Ennntendidooooo–!” Hiyomu saltó desde debajo de la torre e hizo una reverencia delante de todos. “¡Hiyomu pensara en sus modales a partir de ahora!, ¡cuidadosamente pensara en sus modales! ¿Está bien? ¿Esto está bien? ¡Kyoheee-!

“¡Lo estás haciendo a propósito!”

“¡Oops, lo descubrieron!, Whoops, oops, por favor no te enojes, por favor no golpes, por favor no patees, a Hiyomu no le gusta el dolor, en general, ella quiere ser tratada amaaaaaaaaablemente. Así que, ¿Puedo seguir con la conversación? ¿Puedo hacer mi trabajo?”

“Date prisa y sigue adelante con eso” dijo el de cabello plateado en voz baja. A diferencia del  de cabello desordenado, no se veía evidentemente enojado; Sin embargo, el sonido de su voz era más bien una amenaza.

“Bueno, entonces.” Hiyomu sonrió ampliamente. “Voy a seguir con mi trabajo, ¿de acuerdo?”

El cielo se ponía más brillante con cada momento que pasaba y ya era mucho más brillante que hace sólo unos momentos. No era el anochecer; era la mañana. La noche se estaba convirtiendo en el amanecer.

“Por ahora, poooooorrrfffaaavvor vengan conmigo. O los voy a dejar atrás—“

Las colas de caballo de Hiyomu se balanceaban de lado a lado mientras caminaba hacia ellos. Un camino conducía desde la torre hasta la parte inferior de la colina. A ambos lados del camino negro de tierra trillada había matas de hierba, y en los prados alrededor de la colina, un gran número de grandes rocas blancas yacían en el suelo. Su cantidad era excesiva y parecía que estaban organizados en una especie de patrón, como si alguien los hubiera colocado deliberadamente ahí.

“Hey, estas son…” el de cabello desordenado apunto a las rocas. “¿Podrían ser lapidas?”

El muchacho se estremeció. Ahora que el de cabello desordenado lo había mencionado, parecía que había letras talladas en las piedras. Algunas piedras incluso tenían flores colocadas en frente de ellas. Tumbas. ¿Podría toda esta colina ser un cementerio?

Hiyomu, haciendo su camino al frente del grupo, no se molestó en girar para mirarlo “Hehehehe” ella se rió. “Tal vez. Quién sabe. Pero no se preocupen ahora, no hay necesidad de preocuparse ahora. No es el tiempo de que estén aquí aun. Es muy bueno que aún no sea el tiempo de nadie, ¿verdad? Ehehehehe…”

El chico de cabello alborotado chasqueo la lengua hacia ella de nuevo y pateo la tierra. Parecía bastante enojado, pero parecía tener la intención de seguir a Hiyomu a donde quiera que ella los estuviera guiando. El de cabello plateado estaba siguiéndola justo detrás de ella y el chico de gafas, la chica llamativa, y la chica súper-pequeña lo estaban siguiendo.

El chico feliz y despreocupado gritó: “¡Oye! ¡Oye! ¡Yo también! ¡Yo también! ¡Yo también!” Y empezó a perseguir al de cabello plateado, solo para tropezar y caer.

No parecía haber alguna otra opción más que seguir, ¿Pero a donde tenía la intención de llevarlos Hiyomu? ¿Dónde estaba esto? El chico suspiró y voltió la mirada hacia el cielo. “Que-” Él chilló.

¿Que fue eso?

Se colgaba bastante bajo en el cielo, pero no podría haber sido el sol. Era demasiado grande para ser una estrella y, además, ya había comenzado a amanecer. La forma era algo entre una media luna y una luna creciente. Hablando de eso, tal vez era la luna. Pero si lo fuera, eso sería demasiado extraño.

” … Es carmesí. ”

El chico parpadeó varias veces y volvió a mirar. No importaba cuántas veces lo mirara, era de un matiz rojo rubí. Detrás de él, la chica pequeña y tímida se quedó sin aliento. Miró hacia atrás y vio que ella estaba mirando la luna también.

“Que—-” la chica de 2 trenzas parecía haberlo notado también. Se obligó a parpadear un par de veces y luego se echó a reír en voz baja. “¡Oh luna-sama, eres tan rojo carmesí ~ yan . Es muy hermosa”

El chico de pelo sedoso miró a la luna carmesí colgando en el cielo del amanecer y su expresión se volvió hacia una de asombro.

“Whoa” dijo el de cabello desordenado con los ojos abiertos.

Un chico excesivamente grande pero aparentemente afable gruñó en voz baja por admiración.

El muchacho no sabía dónde estaba, de dónde era, ni cómo llegó aquí. No recordaba nada relacionado con eso. Pero sólo había una cosa de la que estaba absolutamente seguro. De dónde era, la luna no era carmesí. Un lugar que no estaba aquí.

Una luna que era carmesí era… sobrenatural.


 

Capitulo Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s